¿Qué es MFV?

¿Qué es la campaña Manos Fuera de Venezuela?

La campaña de solidaridad internacional Manos Fuera de Venezuela nació en diciembre de 2002. El fracaso del golpe de estado de abril del mismo año –debido a la heroica intervención del pueblo venezolano– llevó a la reaccionaria oposición a poner en práctica otro plan para derrocar el gobierno de Hugo Chávez y poner fin a la revolución bolivariana: el 3 de diciembre de 2002, la oposición y los empresarios hicieron un llamamiento de “huelga nacional indefinida”, es decir, de paro patronal y sabotaje con el fin de paralizar el país. Todo el esto fue acompañado de una campaña de mentiras en los medios de comunicación venezolanos e internacionales. La idea era difundir que en Venezuela había un “régimen autoritario”, cada vez más “impopular” y que estaba siendo rechazado por una oposición “democrática” mediante una “huelga general”.


En aquel momento Alan Woods, en nombre de la Corriente Marxista Internacional, lanzó un llamamiento de solidaridad en defensa de la revolución bolivariana, contra la injerencia del imperialismo estadounidense y el nuevo golpe que se estaba fraguando. También se propuso el objetivo de asegurar que llegase al movimiento obrero de todo el mundo una información veraz de lo que sucedía en Venezuela. El llamamiento fue secundado inmediatamente por un número importante de líderes sindicales en Gran Bretaña y la campaña se extendió rápidamente a otros países de Europa, América Latina, Asia y África y también a EEUU.


En el Estado español la campaña Manos Fuera de Venezuela (MFV) fue impulsada desde un primer momento por la corriente marxista El Militante, el Sindicato de Estudiantes y la Fundación Federico Engels. Entre las numerosas actividades de MFV destacamos la gira de varios sindicalistas de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) a lo largo y ancho del Estado y la activa colaboración en el acto con Hugo Chávez con sindicalistas en Madrid, en no-viembre de 2004, así como numerosos actos de solidaridad con la revolución en Venezuela.


El trabajo realizado por la campaña internacional MFV ha sido reconocido por el propio presidente Chávez. Entre los eventos más importantes y recientes de solidaridad con la revolución bolivariana hay que nombrar el acto organizado en Viena por los compañeros de MFV de Austria, que contó con la intervención de Hugo Chávez.


La revolución venezolana está siendo el epicentro de una marea revolucionaria que afecta a toda América Latina, constituyendo el mejor punto de apoyo que tiene la revolución cubana para preservar y ampliar sus conquistas sociales y hacer frente al acoso del imperialismo y el peligro de contrarrevolución capitalista en la isla.


Por esa misma razón las presiones, las maniobras y las acciones del imperialismo contra la revolución bolivariana se van a endurecer en el próximo periodo. La nacionalización del gas en Bolivia y el fraude en las elecciones presidencias en México ha provocado otra oleada de mentiras por parte de la televisión y la prensa, con el fin de confundir a los trabajadores y los jóvenes de Europa y de todo el mundo. Es perfectamente previsible que conforme se acerquen las próximas elecciones presidenciales en Venezuela, en diciembre de 2006, arreciará aún más la campaña de intoxicación contra la revolución bolivariana.


El imperialismo y la oligarquía venezolana no pueden tolerar la existencia de una revolución, cuya extensión y “contagio” es ya evidente en toda América Latina. Una revolución que pone un interrogante sobre su dominio y su sistema, el capitalista. El pueblo venezolano ha conseguido notables avances en educación, en sanidad, en derechos sociales en los últimos años… pero por encima de todo, la gran conquista del pueblo venezolano es haber decidido tomar las riendas de su propio destino, luchar por organizar su propio futuro. Es esa la fuente principal del odio y de la visceralidad de los poderosos en relación a la revolución bolivariana.


El mismo Chávez está constantemente planteando la necesidad del socialismo. “Golpe en el 2002, paro patronal, sabotaje petrolero, contragolpe, discusiones y lecturas (...) llegué a la conclusión que el único camino para salir de la pobreza es el socialismo” dijo Chávez en una entrevista. En una reciente intervención en el parlamento británico volvió a enfatizar en la idea de que no hay terceras vías entre capitalismo y el socialismo.  El debate sobre el socialismo se ha extendido a todo el movimiento revolucionario en el país.


El más poderoso aliado de la revolución venezolana es la solidaridad internacional y la extensión de la revolución a otros países. La solidaridad que propugnamos no es la “solidaridad” caritativa e hipócrita a la que nos tienen acostumbrados los grandes medios de comunicación. Nosotros defendemos la solidaridad consciente, política y activa de la clase obrera de todo el mundo. La victoria de la revolución en Venezuela también será la victoria de la clase obrera internacional. Su lucha es nuestra lucha.

Categoría:

Agradecimiento